sábado, 5 de diciembre de 2015

REPÚBLICA, LAICIDAD Y RESPETO.


Moriré sin ver una república, moriré en un país que trata a la Iglesia Católica con reverencia fuera de sus tabiques, moriré en una nación que desconoce el respeto de lo más íntimo de los seres que son sus creencias.


España es muy dada, en los hombres a decir cuánto sexo ha tenido un día, pero jamás un hombre confiesa cuánto ha orado.


Desde que Leganés puso rejas a las iglesias y a los parques públicos, todos deberíamos de entender que, las actividades religiosas, deben de ser de puertas para adentro.


El Estado debe de ser laico, pero se debe de respetar las creencias de todos los seres. la religión como dijo Juan Pablo II en Cuatro Vientos, "Debe de proponer y no imponer" La Iglesia debe pagar su IBI, como imagino deben pagarlo los locales municipales, y hasta el palacio del Rey, si la Ley no es igual para todos, no es Ley.


Pero dentro de esa laicidad del Estado, debe de estar el respeto, por ello ayer hablaba de un Cristo rodeado de escombros.


El respeto es la esencia de la convivencia y en ese respeto están las creencias de las que ni siquiera un juez puede preguntar.


Ayer escribía sobre un Cristo, al cual le deben de ir a rezar algunos creyentes de Leganés, como hicieron anteriormente con la Virgen de la Teja. 


Allí hay una ruinas, pero también es una escombrera ilegal, allí se respeta poco a Cristo, porque lo han atornillado a un árbol con tornillo dorado de estrella.


Decía Brotóns, un poeta afincado en Leganés siendo ateo, "España necesita crucificar un Cristo cada día" o cubrirlo de escombros.


Estamos ante la decadencia del ser, dejad al pueblo con su opio, que decía Unamuno, dejadle abrazarse a la divinidad, porque no les queda nada, somos lobos los hombres para los propios hombres, decía un sabio.


Leganés no cobra el IBI a la Iglesia, pero tampoco retira los escombros al Cristo, si ese Cristo hiciese milagros, sería el propio Ayuntamiento el que levantaría una ermita de mármol y adjudicaría a sus conocidos terreno público para mercadear con estampitas, Hay un Dios mayor que hasta en éste Leganés se alza sobre todo, le llamamos Euro, por ello levantamos restaurantes en terreno público, por eso, pues eso.


JOSMAN.
Publicar un comentario