viernes, 30 de marzo de 2012

RAYO Y LEÑA...

Ahora que he frisado los sesenta años, más que escribir versos o artículos, es como si hiciera citas sobre las que reflexiono antes y después de escribirlas, al igual que cualquier ciudadano de esta piel de toro llamada España.


Hoy he pensado en los poderosos y en el pueblo llano, en la clase más baja de la sociedad a la que pertenezco, y sin setirme derrotado me siento leña, es decir que sólo vivo bajo el temor del rayo poderoso y amenazante, que cae cada día de la tormenta económica como una chispa incendiaria.


Por ello:


Los poderosos son como el rayo, el pueblo como la leña, cuando tropiezan los dos, tan sólo se abrasa ella.


La tormenta sigue arriba, meciendo la noche negra, después, el agua embarrará la ceniza sobre la tierra, y allí donde era todo, te paras a observar y nada queda.


Quién fuera lluvia torrencial para evitar el fuego de la leña seca... tan sólo la unión del pueblo puede ser lluvia o pararayos.


Leganés, 30 de marzo de 2012


JOSé MANuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario