lunes, 29 de julio de 2013

COMO LA LLAMA DE UNA VELA.

Sentir a la amada lejos es como salir desnudo. Te falta algo, que no llevas, te sientes como abeja sin flor, y vuelas como perdido en un Butarque que bosteza bajo un Julio abrasador. Salgo como un zombi. Camino sin decisión, Y pensar en ella, me esperanza, como la llama de una vela se va, y se queda, batida entre corrientes. Y como un Manatí fluvial a los que Gabo cantaba, me sumerjo y aparezco en un Butarque que no cubre ni mis pies ni mis recuerdos. Leganés, Julio de 2013

JOSMAN.
Publicar un comentario