viernes, 5 de julio de 2013

MIS TARDES DEL PALOMAR.



El alto pino que me sirve de sombrero.
 La terraza y fachada norte.
Bajo el pino fachada oeste, frente al Ramiro de Maeztu.


Tarde calurosa en Leganés, buscando para el café la sombra del Pino gigantesco en el bar "El Palomar" frente al centro público Ramiro de Maeztu, una de las mejores sombras en el casco urbano leganense, café con hielo y una sonrisa., y pantalón corto...

Allí me atienden perfectamente con agrado y hasta cariño mis amigos Juan e Isabel, ellos saben que jamás bebo alcohol, pero en más de una ocasión he probado sus exquisitas viandas, sus inmejorables aperitivos, y no es una publicidad gratuita desde este humilde blog, es una acción de justicia y de amistad, es de esos establecimientos hosteleros en los que te sientes como en casa, al menos así me siento yo, lejos de la política y hasta de la literatura de tertulia, aunque siempre en esa mesa tengo unos minutos de reflexión donde me inspiro para dejar un destello poético, breve pero emotivo.

¡Oh, tardes del Palomar,
a la sombra del café,
a veces escribo versos...
canciones de amor, también...!

JOSMAN.
Publicar un comentario