sábado, 24 de septiembre de 2016

LOS OJOS DE DARÍO.

Foto: del periódico ABC

DE NIÑO FUI HUÉRFANO DE VERSOS, no escribían mís abuelos.
Y tras los ojos de una mujer, para mis pocos lectores, esta tarde escribiré de LOS OJOS VIVOS DE DARÍO, que hoy, al verme con sus ojos aguileños, pensaba para sí: ¿Y éste, dicen que es mi abuelo?
Son anécdotas, que allá por los años 50 del pasado siglo nadie me escribió a mi, quizás porque yo nunca fui el opio de mis abuelos.

Darío dentro de 60 años ni sabrá que le escribía de recién nacido, ¡que más da! yo, como Galdós en el Ateneo, soy hoy también un viejo chocho, que le decía a Emilia Pardo Bazán,* "¡Chocho viejo!" como amante despechado en su desamor. Habían sido amantes. -según sus cartas hechas públicas-

Mis versos, nadie los recordará, por ello, solo los escribo para mí, y morirán conmigo, ¿o no, Darío?

JOSMAN.

La presunta historia de amor en:
* http://www.abc.es/estilo/gente/20140621/abci-galdos-bazan-amor-201406201528.html
Publicar un comentario