viernes, 4 de mayo de 2012

LOS CAMARADAS OSCUROS.

Mi padre luchó por ideales por esta bandera. -que me ha salido algo marrón en vez de morada-. Perdió como siempre han perdido los pobres desde la primera noche de los tiempos.

A mi amigo Liberto Malasaña, que retirado temporalmente, -eso me dice él- como un Mío Cid, "hubiera sido un buen vasallo - como buen poeta- si el poder de esta mal llamada democracia, hubiera tenido gobernando un buen señor Rajoyniano."

Los "camaradas oscuros" son aquellos que nos ayudaron a traer la democracia, que lucharon en las barricadas y, que se llevaron todos los palos y golpes habidos y por haber. Ninguno de ellos /as llegaron a ocupar el sillón del poder, quizás porque ellos no querían el poder para ellos, lo querían para el pueblo, hoy, los pocos que viven, se ven recortados por el gobierno del PP, tan recortados que pronto no tendrán manta dónde caerse muertos.

Cada día tengo más necesidad de "tirar la pluma, el tintero y hasta el teclado por la ventana", como dice mi maestro y amigo Liberto Malasaña.

En mi juventud conocí a los verdaderos "camaradas oscuros" aquellos que daban la vida por la democracia.
Hoy en la madurez, veo con repugnancia como miriadas de gente vive de la democracia.

Y algunos van más allá, según los tribunales de justicia en sentencias firmes, han sido sanguijuelas, absorbiendo sin escrúpulos la sangre de los pobres que, es lo que es del pueblo, el dinero público.

La mayor desgracia de España es la avaricia, el trincar a diestro y a siniestro, por ello es siniestro nuestro destino.

Hombres y mujeres vivieron para la democracia, hoy, mujeres y hombres viven de la democracia.

Yo no puedo pertenecer a ningún partido político, pero menos males tendríamos con un comunismo, o en la dulce utopía del anarquismo.

Volver a un nuevo Frente Popular, sí, sería regresar, pero regresar a un pueblo con dignidad.

El pasado puede ser obsoleto, y quizás, lo sea, pero en él me contó mi padre que, "existía la justicia social y la barriga llena" y todo cuanto parta de ahí, merece la pena vivirlo y lucharlo.

Leganés, 4 de Mayo de 2012

JOSé MANuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario