domingo, 3 de mayo de 2015

EL MARTILLO Y EL YUNQUE DE ESPAÑA.

Solo debilitando al PP y al PSOE, se puede aliviar la carga de los pobres.

Desde que el mundo es mundo, hay un hecho que nos diferencia a los seres humanos, de ahí surgen las ideologías que, los políticos adulteran y prostituyen a derechas e izquierdas. los conservadores quieren conservar sus poderes y todo tipo de influencias, la iglesia sus privilegios, somos eso que dijo el poeta-filósofo, unos yunques soportando lo que son otros el martillo golpeador.



Desde que en Grecia se creó un partido naviero, con su riqueza, dueños del Mediterráneo, mermaron los derechos de los agricultores pobres en una democracia naciente que no fue tal, pues había esclavos.


Los poderosos del dinero, siempre han comprado la voluntad de los pobres con un mendrugo de pan, por ello, surgen ideas llamadas de izquierdas, porque sabiendo que siempre existirá martillo, les digo a mis hijos que, hay que mitigar el golpe en la calle y en las urnas.


Nunca podremos arrebatar su martillo, pero si hacerlo más débil.


El fracaso de la II República fue ese, las prisas en quitarles esa arma poderosa y liarse a quemar conventos, matar curas y desproteger al trabajador, al tiempo que clausuraban la academia militar de un tajo, jodiendo a la casta militar de un golpe seco, los cambios no pueden ser revolucionarios, deben de ser como el amor, lentos y amasadores de las sensaciones.


Hoy en España hay la posibilidad de, quitarles poder, hay que debilitar a los explotadores, para dar un respiro a los pobres.


Nunca se alcanzará la catarsis, es una utopía, el dinero lo maneja todo y lo manipula, 

Hay que buscar más equilibrio, si éste no se alcanza, se habrá fracasado, y seguirá el hambre, no sólo de pan, habrá necesidad de justicia social, de justicia penal y civil, porque los poderosos, con PP y PSOE se ha elegido en nombre del Rey el poder judicial, y el que tiene el poder económico y judicial, lo tiene todo.



Nunca acabaremos con el martillo que decía Voltaire, pero podemos hacer que los golpes sea más livianos como hoy dice Josman.

JOSMAN.
Publicar un comentario