miércoles, 27 de mayo de 2015

EN UN ESTERTOR DE LA MAÑANA...





Pierde uno todo en un estertor* de la mañana,
el morimundo respira ronco y en silbidos, 
el ruido de los pulmones son sirenas vacuas,
y todo se precipita, y el hilo sin madeja
se derrama.
y no existe sepultura en la enorme sima,
queda solamente, balanceándose el alma,
esperando irremediable otra existencia.

*1. m. Respiración anhelosa, generalmente ronca o silbante, propia de la agonía y del coma

JOSMAN.
Publicar un comentario