domingo, 3 de enero de 2016

VURROS CON V. Y LA POESÍA MARTILLO.

Julián Gómez Brea, que va alcanzando la madurez de la poesía, ha escrito que, el poeta no puede ni debe ser siervo, un "ser" "vil", el poeta social, que no el lírico e intimista, debe de buscar aquello que dijo Platón, y que ni él mismo completó: "Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro"

Yo, que soy el peor poeta de Leganés, pero el más constante de cuanto nos movemos por esta tierra pepinera, cuando critico a los gobernantes, que, dirigen mal el timón de mi ciudad y el gran barco del Estado, sólo he pretendido con mis propuestas poéticas y en prosa buscar el bien de la generalidad, y obviamente en él, el mío, porque soy pueblo, un corpúsculo de él, un átomo flotante en este universo de las Españas.


Mi poesía no ha movido un ápice de la política leganense, ni siquiera he conseguido que reflexionaran sobre ella, he fracasado posiblemente, pero soy más de Sócrates que de Platón, en cuanto a mi poesía de picapedrero, la roca es dura, pero sigamos con la poesía martillo, no la partiremos como el escultor Miguel Ángel, pero la señalaremos, y eso, en estos tiempos ya es bastante, la poesía sirve dice mi primo Julián Gómez Brea, es la única herramienta aunque mi mano y mi imaginación sean torpes.



Escribiendo hacia el bien de los ciudadano, estaré escribiendo para mi bien,



"Josman, -decía Rafael Alberti- diles que son burros, aunque lo escribas con V" ¡SON VURROS con uve!
JOSMAN.
Publicar un comentario