domingo, 7 de febrero de 2016

CARNAVAL Y EL SUELDO DE LOS EDILES.

La peor acción de un alcalde en un acto plenario, es echar en cara el sueldo de los ediles, que él propuso y aprobó. Eso también es una máscara, un carnaval oficialista.

Madrugada fría del carnaval leganense
con el cielo despejado, y ateridos
van con su ilusión los niños.
Pero Leganés, tiene un carnaval mensual 
-casi a puerta cerrada- en su Consistorio
Donde el alcalde sermonea a los ediles,
y les repite las lisonjas de sus sueldos,
En esa máscara donde todos
abandonan la ecuanimidad
que le deben al pueblo.
Ese es el verdadero carnaval
ajeno a los niños, donde se debate
la limpieza  de las calles
con el doble hilo del forro de algún bolsillo. 

Josman.
Publicar un comentario