jueves, 4 de febrero de 2016

POESÍA Y TERCERA EDAD.



Foto de Google.
Aproximarse a la tercera edad, es hallar cierta sabiduría, al tiempo que el amor es, ya una cosa secundaria, cuando ya la pluma se escurre de las manos, es cuando la mente halla los versos que sin ser perfectos, más te alimentan.
A mi edad, como Ulises hacia Ítaca,
puedo vivir sin atarme ante el canto de Sirenas,
ya la felicidad es, meditar en la ribera butarqueña
contemplar el volar de los patos pardos
desconociendo su especie y su reseña,
soy como esos mayores del embarcadero
que miran al lago reflexionando en la ausencia
del libre pensador que casi anciano,
se busca en el bolsillo la conciencia.
Sin métrica ni preceptos,
bailan en mi mente, versos, vocablos, letras...

JOSMAN
Publicar un comentario