miércoles, 29 de marzo de 2017

EL LUGAR Y LOS HECHOS.

Casa de las siete chimeneas.
Cuando los guardias civiles nos manifestamos por primera vez uniformados en la Plaza Mayor de Madrid, fue en 2007 creo recordar-, ninguno pensábamos que en esa Plaza la Inquisición había realizado Autos de Fe, en la época de los Felipes II, III y IV, es decir, con el paso de los años el olor a carne humana quemada se borra, como se borró el hedor a orín de la inexistente ya Acacia de los Meones, donde hoy se levanta el edificio del Ayuntamiento,

Hoy, los antiguos calabozos de la Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol, es el Gobierno de la CAM, y allí, ocurrió lo que ocurrió y hay memoria viva.

Un lugar no debe ser esclavo de sus hechos pasados. sin embargo se juzgan alegremente.

Ni siquiera la "Casa de las Siete Chimeneas" es culpable de nada, hoy está en el circuito turístico de Madrid Capital, la gente ignora que allí murió una amante de Felipe II, y dice la leyenda que ésta joven, fue vista muchas noches tras su muerte pasear por su terraza con una linterna de la época. -Su sepulcro estaba en el sótano-

Es decir que, los lugares son inocentes de la utilidad que se les dio por gobiernos o personas que los utilizaron para realizar "checas", torturas, asesinatos o tálamos de reyes fornicadores.

Como ignoran los visitantes del Escorial "El perro negro" ¿el por qué San Lorenzo mira al monte? y el por qué decían los castellanos que allí se halla una de las puertas del infierno. y Felipe II lo sabía y mandó sellar cada cueva. el lugar reitero, no es responsable de los hechos. Y sin embargo y con razón los ayuntamientos se alzan sobre acacias taladas y los monasterios y basílicas, donde las leyendas dicen que había una de las puertas del infierno.

JOSMAN.
Publicar un comentario