viernes, 5 de mayo de 2017

LA DAMA OSCURA DE LA LUZ CELESTE.


Me preguntan como simple aficionado, ¿cómo se escribe teatro amateur? y contesto de un modo simple:

Así nace el teatro aficionado, que es la digestión cerebral de la idea.



Había avanzado la noche, la Luna que llamamos Llena, enviaba una luz esplendorosa, como son esas noches de Abril, en que el Sol oculto lanza una carambola a la tierra a través de nuestro planeta, al Sol le gusta jugar al billar con sus rayos mansos, se podía caminar sobre la campiña verde, todo era silencioso, la noche se había tragado en la apacible dormidera, hasta el discreto batir de alas de la diversa aves del parque.


Entre los pinares que lloran esa resina perfumada y pegajosa, como en una leyenda becqueriana, apareció nuevamente, la dama oscura de la luz celeste.


Manuel, ese loco Butarqueño, apoyado al quita miedos de un embarcadero, solo observaba la argentada superficie de las aguas vibrantes de un estanque que llamamos Lago, allí, éste aprendiz de poeta, meditaba esos romances de fácil rima, donde árbol rima con lago y hasta con fango, en esa asonancia que ya está impregnada en las neuronas cerebrales de los eternos aprendices, como el pedalear de un ciclista dominguero.


Porque escribir, es como andar, como pedalear, como pestañear, se hace por un impulso instintivo, andamos, pedaleamos y escribimos casi sin saber que lo hacemos, y da los mismo andar sobre aceras enlosadas, que por ésta senda embarrada por las recientes lluvias abrileñas, a veces avanzamos, sin horizonte o una meta señalada, en eso que llamamos pasear.


Se acercó la dama oscura, su rostro venía iluminado por la luz celeste, y como si los chopos durmieran, escuche su voz susurrante por no despertarlos, y así, nació una pieza teatral, donde el pensar es un ejercicio solitario, como el paseo sobre una hierba húmeda y viviente, que en Junio, pasadas ocho semanas y dos lunas, dará paso a ese amarillear tostado de la sequedad, en ese otro Sol diurno e hiriente que cambia el paisaje con su tórrido y paulatino fuego de los días.
JOSMAN.
Foto: Josman.
Publicar un comentario