sábado, 14 de noviembre de 2009

DESTELLO VALDILECHERO.

Ermita de la Virgen de la Oliva - Valdilecha-
Los destellos no son poemas, son versos que de la mente, rebotan en la memoria del ayer y, surgen como el destello de una invisible luz en el cerebro del ser.

En la azul melancolía
de aquellos días alegres del ayer…
Hay un rumiar obsesivo,
donde tú no estabas, y vivía
como un gorrión sin higuera.
-hojas grandes, ramas grises-

Hondón grande, valle mío,
Valdilecha… donde el arroyo
dormido, dulcemente cristalino,
me despierta del sueño infantil
que aún mi memoria lleva,
bajo las blancas sienes
de una edad sin cosecha.

Leganés, 14 noviembre de 2009
JOSMAN.
Publicar un comentario