sábado, 7 de noviembre de 2009

La vera de Vera.

Hay misterios relacionados con sanciones y expulsiones de guardias civiles, hechos que han causado mucho dolor en la psiquis de los hombres, nada de esto se ha reparado o aliviado, algunos han muerto ya, y creo que el resto de compañeros morirán sin ver estañadas sus heridas del alma, que son las más difíciles de aliviar, ya que en casos crónicos no se pueden curar, están heridos hasta en aquello que nos enseñaron ustedes a lo largo de siglo y medio, que es el honor.

Ahora con el tiempo nos hacemos abuelos, pronto ancianos, a todos aquellos de mi generación, desde la consecución de la Seguridad Social, sin Seguridad Social total, del año 1976, hasta la autorización de las asociaciones profesionales, por ley año 2007

Yo no voy a acusar a nadie, porque es como culpar a alguien de los males del planeta Tierra, la culpa no es de un país concreto, es un mal de todos los que la agredimos diariamente.

Las instituciones, caminan muy por detrás de la sociedad a la que deben de servir y de los hombres que nos integramos en ella.

Y hoy, miramos atrás Rafael, y con el dolor en los hondones del alma, y repetimos aquello de “Lo que pudo haber sido, y aún no ha podido ser”

La historia a veces la escribimos gente amateur, tenemos la obligación de escribirla como ha sido, y no como el poder quiso verla y nosotros la sufrimos.

Por ello, en las bambalinas cerebrales, tratamos de descubrir los laberintos.

En las bambalinas oscuras

del laberinto cerebral,

¡Oh, Rafael!

¿tendrás la imagen de un guardia,

tanta cárcel y cuartel…?

Cuánta cruz a nuestra vera,

Vera, cuánta taladrada sien…

Cuánto llanto para nada,

y la serpiente de cascabel,

siempre, tras el rastro de los mismos;

cuánta pobreza y, que sed

de justicia y de derechos.

Su Excelencia Rafael,

¡pusieron los nardos negros

al más puro amanecer!

El tiempo lame la herida,

mas queda la cicatriz,

La Columna” alza el templo,

¡Ay, sentencias del Sanedrín!

Toda la historia se escribe

con su sangre y su sufrir,

y en la última neurona,

purgan todas las penas

de esta implacable España

que bosteza y nos araña…

Y hoy ya es tiempo Rafael

de coger papel y tinta

antes de morir por ser.

Leganés, 7 de noviembre de 2009

JOSMAN.

Publicar un comentario