sábado, 14 de agosto de 2010

EL ALCALDE ENCARCELA LA NATURALEZA. ¡ MONTOYA DIMISIÓN!


Sr. Alcalde:

Los actos de vandalismo se darán fuera de los parques, porque el que desahoga sus rabias e impotencias o su chispa de gamberrismo, le da lo mismo el banco de un parque que la papelera de la Avda. de Juan Carlos I, enrejar la ciudad y después decir que sigue siendo una ciudad abierta, CON NATURALEZA ENCARCELADA.

Ya vamos cogiendo datos aproximados de lo que costó cercar el parque de la Chopera, se habla de 300.000 euros.

Los poetas amateur, nos esforzaremos por dejar una página en la historia "pepinera" para decir que Pérez Ráez, fue un hombre obsesionado por el acero cortén, que derrama su óxido por las rotondas de la ciudad.

Rafael Gómez Montoya, pasará a la historia entre otras cosas, por el cercado de los parques públicos, y las asociaciones vecinales de Zarza y San Nicasio, por su silencio sepulcral o corderil, está bien luchar contra Israel, contra la privatización de la sanidad, pero sin olvidar lo de casa, LA NATURALEZA ENJAULADA.

Yo estoy solo contra todos, pero mi canto tendrá un canto de zarzuela y hasta de drama calderoniano, contra los que fueron mis compañeros asociativos y contra la actual coorporación, no hay nada más alejado de la izquierda que cercar al pueblo sus parques, cerquemos el exterior de la Plaza de Toros y sus intereses, cerquemos esta ciudad que la llaman ciudad abierta, cerquemos las urnas de estos 4 partidos que lo realizaron o lo consintieron.

Las vallas del Parque de los frailes , son tan bajas que hasta un obeso sesentón como yo las puede saltar, los jóvenes que lo quieran hacer lo harán, a la juventud lo que se le prohíbe le apetece y saltarán, y yo haré el botellón de gaseosa y sardinada, porque ni Franco en mi adolescencia nos prohibía comer un bocata en un banco público, la pobreza no da para bares de copas y restaurantes, y lo peor de todo, los parques en la anochecida lorquiana son la cama de los primeros amores, los jóvenes en paro no tienen coches, ni habitaciones privadas, estamos castrando el amor de los primerizos bajo la sombra de un chopo en las noches de estío.

Estamos ante la peor corporación de la historia democrática, estamos y estoy en estado de guerra contra la intolerancia de un Ayuntamiento que encarcela la naturaleza con la excusa del vandalismo.

Las guerras en solitario, se pierden, pero lucharé por intentar que las alamedas a las que cantaba Salvador Allende, nos vean pasear debajo de ellas en LIBERTAD.

¡MONTOYA, DIMISIÓN!

leganés, 14 de agosto de 2010
JOSMAN.
Publicar un comentario