domingo, 29 de agosto de 2010

LEGANÉS: ALCALDE DE ANTOJOS.

El antojo, la sinrazón, quien encarcela la naturaleza, intenta inconscientemente encarcelar sus fantasmas, y estos, le impedirán seguir rigiendo una ciudad.

Decidme leganenses: ¿si habéis visto un pájaro posado en las rejas de un parque de la ciudad?

El maleficio* de Montoya altera el comportamiento de las aves, como las tormentas, como los terremotos, la sinrazón de un ser, perturba la vida y hasta el trinar más inocente del universo.

Jaulas sin techo,
canto abortado,
alcalde absoluto.



Partitocracia leganeando,
¿oligarquía? pasos de ganso,
los hierros se oxidan
en diez calendarios.



Sangre de agua,
cercados del miedo,
no entra el demonio,
ni el rayo, ni el trueno.




Y el gorrión alicorto
agostea, alcalde.
Puñales de fuego...
Allí donde danzan
los palomos cojos,
antojos de alcalde,
alcalde de antojos.


* Maleficio: Daño o perjuicio que se causa a alguien.


JOSMAN.
Publicar un comentario