miércoles, 21 de diciembre de 2011

CADA UNO ES CADA CUAL.

Dicen que ante las puertas del Vaticano, ponen un abeto adornado tan alto que parece que quisiera tocar la bóveda celeste, y nunca nada está más lejos de Dios.




MIENTRAS MILES DE NIÑOS MUEREN EN EL LLAMADO CUERNO DE ÁFRICA DE HAMBRE, en el mundo cristiano celebramos el nacimiento de Jesús, colocamos en la mesa las mejores viandas y los mejores adornos.


En otros lugares se producen abortos provocados y acogidos a las leyes, muchos de ellos, productos de violaciones, malformaciones de fetos y los más lamentables, por situaciones económicas, sociales y hasta mentales de la mujer.




Yo no juzgo, ni siquera opino, sólo dejo caer mi sentir en unos versos.




Si yo tuviera que decidir sobre el nacimiento de un ser, me vovería más loco de lo que creo ser.






Celebramos el nacimiento


de un niño en Belén.


Otros, un millón de fetos


que no pudieron nacer.






Cada uno es cada cual,


cada cual es cada quién,


en esta noria del mundo


giramos en un por qué


cuando nos baña el alcohol,


la violencia y el placer,


rumiamos lo que rumiamos


y la economía es:


un acta de nacimiento


o la decisión más cruel.






Dichosos sean los que pueden decidir sin sentir.








Leganés, 21 de diciembre de 2011






JOSé MANuel García García (JOSMAN)




Publicar un comentario