viernes, 2 de diciembre de 2011

LA EQUIVOCADA GRANDEZA.

Creo que fue Napoleón quien siendo de pequeña estatura, solía decir que él era un personaje grande.

De niño, cuando alguno sobresalía en los estudios o era lo que hoy llamamos un superdotado, decían las madres de mi barrio carabanchelero: "este niño llegará a ser ministro" pasaban los años y la grandeza no era tan grande, te encontrabas al compañero de clase en un taller o de dependiente en un gran almacen, como el resto de la antigua aula.


En ocasiones, dicen en la prensa que tal o cual presidente o ministro es un Hombre de Estado, y estos días, comprobamos que los grandes se achican ante el poder de los mercados, y que la deuda de los estados en Europa asusta, luego vemos en muchos de ellos, que no en todos, la equivocada grandeza.


Cada año, y a veces cada mes, nos vemos más empobrecidos, a pesar de estar dirigidos por hombres y mujeres grandes, como aquél compañero de pupitre, no se si la Canciller alemana es grande, pero muchas de sus medidas nos empequeñecen.


España, es un mero peón de la ajedrez europea, y a mí, no me representan ni los de allí ni los de aquí.

Veo muchas veces los escaños europeos vacíos, algunos diputados europeos, los viernes son o han sido tertulianos en las televisiones de España.


Los sueldos, a mi juicio son altos, están revestidos de grandeza, muy lejos de la pobreza que no pueden entender, esas pensiones altas por servir al Estado 8 años o dos legislaturas, cuando el trabajador del pueblo soberano la alcanza multiplicado ese tiempo por tres.


Viven en otro mundo, descienden al pie de calle en las campañas electorales, pero tras quince días de venta de su producto ideológico, se sientan en el escaño y el despachito oficial y se blindan las puertas como las de un acorazado.


Yo no soy del 15-M, pero en mis versos, me parece que voy de su mano:



Como a los del quince M,

no me representan,

se sientan en sus escaños

viviendo de nuestras cuentas,

con pensiones vitalicias.



Nos recortan y marean.

arrieros con carros de oro...

tan lejos de la pobreza,

viviendo en otro mundo,

el de una casta concreta,

aforada y revestida

de equivocada grandeza.



Leganés, 2 de diciembre de 2011



José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario