miércoles, 14 de diciembre de 2011

EL TIEMPO DE NUESTRA VIDA

Mientras prosigo éste exilio de un Leganés miserable, no dejo de escribir, pensamientos, ideas, sensaciones y sentires.


Este destello pertenece a un poema infinitamente largo, del que solo dejo las primeras llamaradas.


Mientras tanto, como Rafael Alberti, sigo escribiendo en la "arboleda perdida" que, los políticos nos cercaron con rejas, unas rejas en las que curiosamente no se posa ni un gorrión, la maldición raezciana encarceló hasta a los seres voladores, el alcalde Montoya lo remató con el Parque de los Hortelanos, la vida vegetal es una cárcel, donde la política nos hace peregrinar los días en que pensar es necesario.




El tiempo es un descubrimiento solar
de giros y traslaciones
que nos dieron y nos damos.
Es el principal familiar.
El compañero que nos ve crecer y desfallecer,
camina a nuestro lado, adosado
a nuestro consciente y subconsciente,
hasta en el tiempo que vaciamos nuestra mente.



Acuna nuestro despertar, y parece
una eterna pausa cuando saboreamos
los vicios y goces de la vida.






Mi estimado amigo Carlos Delgado, un político que soporta la rejas en la naturaleza, dificilmente puede defender la libertad de los seres humanos.




Leganés, 14 de diciembre de 2011

JOSé MANuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario