domingo, 29 de enero de 2012

EL LIBRE PENSADOR.

A mi amigo y hermano del alma, Vicente Gordillo Carmona, que, además de valorar la honestidad de la gente, siempre defiende la libertad de pensamiento.

He vivido más de medio siglo pelando la corteza de la tierra y casi 60 años peleándome conmigo mismo, o como decía Antonio Machado, de "nuestro complementario, que siendo parte de uno mismo, suele ser nuestro contrario" Y esta, es la mayor batalla del hombre.

He vivido la vida civil, la militar y la eclesiástica, y en las tres he visto medrar a los que tienen un pensamiento alienado* y he contemplado el descarrilamiento diario de los que pensaban por ellos mismos.

Y he llegado a una conclusión muy simple:

En la vida civil, militar y eclesiástica, el ser que es un libre pensador siempre es malmirado, criticado, repudiado y marginado. Por el contrario, el ser humano de pensamiento generalizado y domesticado, se acaba subiendo como los gatos en el sillón de sus amos.

La comodidad de pensamiento nos lleva a ser esclavos, aunque éste nos lleve a puestos relevantes, porque desde ellos tenemos siempre en nuestras cuerdas vocales y en nuestros oídos, el eco de nuestros amos. Y el que no es así, como decía Alfonso Guerra (PSOE) "no sale en el retrato", del partido, del cuartel o del Vaticano.

* alienar v. tr.
1 Quitar o causar la pérdida de la personalidad, la identidad o las ideas propias de una persona o de un colectivo:

Leganés, 29 de enero de 2012

José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario