miércoles, 25 de enero de 2012

POLITICOS Y GUSANOS DE SEDA.

Ultima hora: El ayuntamiento rectifica y no cobrará las tasas a la entidades ciudadanas sin ánimo de lucro por realizar actos en los centros cívicos municipales.
Personalmente agradezco al gobierno local esa rectificación.


En aquella posguerra prolongada de los año 50 del siglo pasado, los niños para entender la metamorfosis de los gusanos de seda, los metíamos en una caja de zapatos y le echábamos hojas de morera en cantidad, estos animales que se arrastraban elaboraban capullo de seda, y finalmente el milagro de la naturaleza se daba convirtiéndolos en mariposas, que ponían una inmensidad de huevos blancos, que como todo al madurar se mutaban en pardos.

Estos días recuerdo pequeñas cosas de mi infancia y las comparo con la vida social y política de la actualidad, quizás porque al escribirlas, conservo mejor la memoria del ayer.

Hoy aquellos gusanos, me recuerdan metafóricamente a los políticos, encerrados en una caja de cartón,- sus despachos- los políticos tienen su metamorfosis, tiene una etapa devorantes de morera,- salarios altos- y su labor, no es otra que, enrollarse en un capullo de seda, a veces esa seda llega al pueblo y le llenan de riqueza, desgraciadamente otras, su mala producción equivocada, se convierte en obras faraónicas como aeropuertos innecesarios, palacios deportivos, etc..., el derroche, y da la sensación de que la seda se va por el desagüe del inodoro...
Y nos hace ver algún político envilloriado con parálisis cuellar y pupilas dilatadas.

Al poco tiempo estos gusanos se vuelven mariposas, y ponen huevos blancos, que no se por qué se vuelven pardos.

En definitiva a veces se arrastran, y otras aletean en la vaguedad de su destino.

La metamorfosis, un misterio huevudo que no acabo de entender cuando leganeo o butarqueo meditando, ¿y lo de la seda?

La seda, un día dormí con una dama que llevaba camisón de seda, yo unos calzoncillos de rastrillo pepinero, para después, bañarme en los humedales del silencio.

Si el hábito no hace a la monja, ni el calzoncillo al hombre, que hace la seda... para tener una vieja ruta que marcaba el camino hacia el oriente...


Leganés, 25 de enero de 2012

José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario