miércoles, 31 de diciembre de 2014

SUEÑOS Y AÑO NUEVO.

La realidad evapora el frágil hilo de los sueños.

Los sueños son propios de la juventud, que pasa por ellos como un cometa, a mi edad, en la madurez no se deberían de dar, pero uno es esclavo de su mente como lo es el cuerpo de la enfermedad, ¿acaso los sueños, no son otra enfermedad homérica de Penélopes que tejen y destejen?


Hoy dicen que acaba el año, simplemente porque alguien creó un calendario, y porque oficialmente, tenemos días y meses para administrarnos. Pero no hay nada nuevo, aprovechamos para festejar una noche más, que solo significa un dato administrativo cuando rellenamos un documento y le asignamos una fecha.


Los sueños se evaporan en la realidad, y mañana los malos escribientes como yo, al escribir una nueva copla, o un verso mediocre, al pie de página escribiremos año 2015.


Los problemas seguirán mañana, los dolores, las alegrías, pero no los sueños, los sueños se quedarán ahí, como los viejos cabellos quedan en el peine, y se arrojan después al inodoro. Soñar, es la mayor tontería del ser, y sin embargo, el amor, la paz, el destino y todo se nutre de ellos, para caminar por este valle de ricos, donde los pobres solo transitamos en busca de un sueño imposible.


JOSMAN.
Publicar un comentario