sábado, 23 de abril de 2016

EL MALEFICIO DE LEGANÉS.

Foto: propiedad del Ayto. de Leganés.

Con razón o sin ella, nunca habrá paz en el Consistorio.
En Junio del 2014 ya escribí una profecía de:
EL FANTASMA DEL AYUNTAMIENTO DE LEGANÉS. -se puede comprobar en Google-.

Con el riesgo de que me llamen loco, por tres veces sacaré esta misiva a mi alcalde Jesús Gómez Ruíz, al igual que Moisés sin serlo, y sin ser él el Faraón.
El despacho del alcalde se levanta sobre lo que fue “La Acacia de los meones” obviaré su historia, porque ya le he narrado mil veces, y que desconocía el exalcalde Pérez Ráez, y el cronista de la Villa D. Juan Alonso Resalt, y es que …
En el Ayuntamiento de Leganés existe un fantasma, que no es ningún político, es un ánima. Y al igual que el perro negro que veía Felipe II en El Escorial, y en su propia agonía el fantasma de la “Casa de las siete chimeneas” Reitero, por nuestro Ayuntamiento nuevo pulula un fantasma.
Jesús al igual que el Faraón, se mofará de esta nota como de las plagas de Egipto, que lo haga, ya lo llorará como Boabdil al perder Granada.
Desde que Ráez proyectó un Salón de Plenos y unas dependencias, comenzó el maleficio, de ahí el Caso Cuadrifolio, y las consecutivas idas y venidas a los juzgados. Leganés se judicializó con unas presuntas facturas, nóminas, parcelas y ordenes del día…Para rematar la jugada se pusieron un Claro-oscuro, o Oscuro-claro, y los leganenses observamos donde está la claridad y la oscuridad de la vida pública y política.
Podría seguir escribiendo hasta el fin del Universo sobre el “Maleficio de la acacia de los meones”
Pero ¿para qué? El alcalde será incrédulo y la oposición dira : ”Son cosas de Josman” pero no lo son.
Gobierne quien gobierne no habrá paz, hasta que se cambie el despacho de alcaldía, lo ocupe Gómez Montoya (PSME) Jesús Gómez (PP) Carlos Delgado (ULEG) o Ruben Bejarano (IU) Porque sobre el Reloj de Calle que mira a una Plaza, siempre estará la Corneja negra revoloteando.
Los poetas sociales amateur, solo tenemos el compromiso aquél de los Guardias Civiles ante una manifestación en el “Franquismo” que daban tres toques de corneta antes de cargar.
En una cena con José Carlos DÍez, (Economista), Miguel Ángel Revilla (Expresidente de Cantabria),Carlos Delgado (Uleg) y otros comensales, ya expliqué esta realidad, Enrique Riobóo (Director de Dleganés) sonreía incrédulo, y hoy sufre al parecer censura, según figura en su periódico, no se mofaron de mi por eso de la educación y la cortesía.
Ni siquiera nuestro poeta más insigne, Gómez Valverde, natural de Leganés, conoce la historia, ni sus predecesores familiares que vivieron y hasta mearon en esa acacia en 1890, no la volveré a contar, porque no vine desde Carabanchel Bajo a enseñar historias a nadie, simplemente para advertir.
Ya escribí en su día de los dos Fantasmas, el de la Calle Huertas junto al Parque de los Hortelanos y sobre éste, que como mis Brujas del Butarque hacen magia negra, la peor de las magias, pero mi alcalde al no ser el Faraón, ni yo Moisés, no fue a verlas al C.C. Julián Besteiro, por eso de que él es un alcalde de una ciudad de cuarta, y yo un dramaturgo de tercera regional. Sea como sea, él políticamente, debe de cuidarse de los “Idus de Mayo” de 2015, ya que no lo hará del fantasma.
Su derrota además de en las urnas, será fantasmal. ¿Acaso no le anuncié que, 33 butacas de asistentes para 400.000 ojos leganenses eran insuficientes en el gallinero del salón de plenos, donde el pueblo soberano tiene menos espacio que los asesores elegidos a dedo TODOS.
Sea como sea, reitero, no habrá paz política, y lo aderezo con unos versos consonantes a modo de profecía.
Fantasma de Leganés,
huésped del ayuntamiento,
yo te veo con lamento…
sombra negra del Ciprés.
Tormento consistorial,
no habrá paz en “El Pepino”
como otro, fue dañino,
y aún lo es, ¡pobre Escorial!
Con PP y socialismo
la maldición está echada,
es política quebrada
con los dos, casi lo mismo.
Cambiemos de regidor,
o cambiemos de edificio,
ayuntamiento, que no oficio,
es la espina, y no la flor.
JOSMAN.
Publicar un comentario