sábado, 30 de abril de 2016

LOS ALTOS SUELDOS.

No hay nada más impopular y criticable que, los altos salarios públicos, mientras algunos ciudadanos se ven abocados al ayuno o malnutrición, en especial los de la infancia.

Los aprendices de la poesía social dejaríamos de serlo si, nuestra miopía humanista dejara de ver esta realidad social, por hacernos juglares de alfombra consistorial.

La política nacional y de la CAM, es más sangrante, en sanidad, trabajo, enseñanza y servicios sociales.

Los altos sueldos concejalines
construyen sin querer la timocracia.
Aquí donde la penuria es desgracia,
son corona de oro las altas crines.

Existe un Leganés de pleno ayuno,
que al poeta por ser social le irrita,
la sopa del pobre en doña Paquita
alivia lo justo el ¡ay! de lo oportuno.

Se llaman populares, socialistas,
por el turno de votos gobernantes,
y sin serlo, parecen arribistas,

el despacho les vuelve petulantes,
nos gobiernan en fin capitalistas,
¿con el voto cautivo de ignorantes?


JOSMAN.
Publicar un comentario