martes, 20 de septiembre de 2011

ANDROPAUSIA Y AMOR.

Don Ramón del Valle Inclán, (el inolvidable Max Estrella y Marqués de Bradomím.)


Yo, me preparo para el climaterio, la edad hay que saber aceptarla, y el climaterio masculino, es como mi barba, que tras 40 años negra, hoy resalta el blanco como en aquella torrentosa de Don Ramón del Valle Inclán, ( el inolvidable Max Estrella y Marqués de Bradomím.)

El acto sexual puedo decir que, es tocar el cielo, mientras que el amor es levantarlo, si en su seno perdura el enamoramiento.

El hombre no se ve mermado por la andropausia,* está más cansado, pero más reflexivo, aunque le entristece el tiempo ido, pero no por ello es un barco anclado, vive en otra dimensión en la de la altura del amor y del saber,- con la limitación de cada uno- le puede abandonar la erección, pero no la capacidad de pensar, de escribir, de amar y de sentirse amado.


La andropausia, flor marchita,
disfunción de la erección,
que deja con la aflicción
el sentir mudo que grita.



Mientras, el hombre perdura
más cansado y reflexivo,
de otro modo, sigue vivo
en otra dimensión de altura.



Altura, saber, sabido,
sexo del placer pasado,
memoria del tiempo ido.



El hombre no es barco anclado,
escribe, piensa hasta caído,
levanta el cielo si es amado...


*Período de la vida que precede y sigue a la extinción de la función genital.




Leganés, 20 de Septiembre de 2011



JOSé MANuel García García (JOSMAN)


Publicar un comentario