lunes, 5 de septiembre de 2011

MI GUERRA DE TREINTA AÑOS.

Creo haber leído que existió en Europa una guerra que duró treinta años.

Dice Wikipedia: "La Guerra de los Treinta Años fue una guerra librada en la Europa Central (principalmente Alemania) entre los años 1618 y 1648, en la que intervino la mayoría de las grandes potencias europeas de la época. Esta guerra marcará el futuro del conjunto de Europa en los siglos posteriores"

Hoy, me doy cuenta que hay guerras familiares que pueden durar lo mismo por falta de empatía entre los contendientes.
Se puede estar sin ver a un familiar treinta años y hasta una vida practicamente entera, pero sin embargo no llega uno a entender que una guerra familiar dure un tercio de siglo, pero todo es posible, amor, odio, paz y guerra, porque como dijo del amor Lope de Vega: "quien lo probó lo sabe"


Hoy, cómo me pesa el alma...
La guerra de treinta años
me desinfla y me angustia,
se me hace viejo el caballo...



Destrozada mi armadura...
Me pesa el hierro forjado...
Tanta guerra familiar,
tanto robo y desengaño,
tanta herida infectada
y, tanto buitre volando
en mi sombra machadiana
que carga con mis quebrantos
y todo los sin sentires
son luces, sombras y rayos,
sombras de mis nubes grises...
Ya me estoy rebelando...
tanto peso sobre mí...
¡Guerra de mis treinta años!



Leganés, 6 de Septiembre de 2011


JOSé MANuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario