lunes, 26 de septiembre de 2011

LA ESPALDA Y LA CUCHARA.

LA ESPALDA Y LA CUCHARA.

Corría el año de gracia de 1.975, desde hace 36 años comprendí que la amistad tiene mucho de interés, y otra parte de necesidad mutua.

Los grandes poetas, emplean un lenguaje erudito, los que hemos nacido en Carabanchel, y que, jamás dejaremos de ser meros aficionados, siempre empleamos las ocho sílabas, no porque sea un arte menor, sino porque en ellas está la expresión del pueblo, y nosotros, queramos o no, somos pueblo, aunque el pueblo no comulgue con nosotros y nosotros a veces con él.



Tenía una buena amiga
que me demostraba serlo,
y, las mieles de la Alcarria
derramada en su velo
la lamía alguna mosca,
siempre ella en su silencio.



Tenía una amiga buena,
que siempre lo demostraba,
y cuando fui a mi cocina
a buscar la sal amarga,
sin pensarlo ni saberlo
chupaba de mi cuchara.



¡Quien confía demasiado,
le apuñalan por la espalda!



Leganés, 26 de Septiembre de 2011

José Manuel García García (Josman)
Publicar un comentario