sábado, 8 de abril de 2017

SE HIEREN LOS SENTIMIENTOS DE TODOS.

SE HIEREN LOS SENTIMIENTOS DE TODOS.

En España, que dicen que es un país aconfesional, se empiezan a sentir demasiados flecos autoritarios, los acontecimientos que se suceden nos hacen dudar de los poderes públicos, y en especial de los legisladores que en vez de buscar el bien común, solamente acomodan las leyes a su ideal, es decir son esclavos de su propia protección y parece imposible que puedan serlo de la sociedad que sirven el general.

Hoy se persigue todo, hasta los chistes, el humor, la palabra escrita, a veces de la sensación de esa involución. Qué difícil es medir el sentimiento, religioso, amoroso, sanitario, judicial, laboral y social, éstos últimos se pisotean diariamente, solamente hay que asomarse no a la prensa, a la calle, como en otro tiempo bajaban los escritores a los suburbios a medir la fiebre social y escribirla.
Los poetas aficionados que no utilizamos la sintaxis y las sintagmas adecuadamente, porque no nos importa la disciplina de las palabras en una oración y nos importa solo el mensaje, el verso debe ser libre hasta de la gramática.

A veces el Código Penal y el Código Civil se acomodan a las ideologías y no a la jurisprudencia, en mi opinión, y a veces me da la sensación que, aún no hemos salido de aquella dictadura que andaba bajo palio y levantó la cruz más alta de la humanidad. Soy creyente, y el símbolo de Dios no está en el tamaño de una cruz, está en la solidaridad y el la humanidad aquella de “amaros los unos a los otros”


Hoy día vemos como se persiguen actos que tropiezan con la libertad de expresión. Creemos que con exceso, y los excesos hasta en justicia son excesos, hasta en la dictadura blasfemábamos los creyentes, y hasta la policía del régimen lo hacía y las disimulaban si no eran escandalosas.

Sin embargo los sentimientos civiles, se tratan de diferente manera, pasó con los sentimientos de los familiares de fallecidos por la Hepatitis C existiendo tratamiento, la muertes de niñas en Cataluña por la Meningitis que ignoramos si fueron vacunadas y de no haberlo sido, ¿sería herir los sentimientos sanitarios y sociales si no se subvenciona por la Seguridad Social, y existen padres que no podrán pagarla? Al parecer no fueron vacunadas por sus padres.


¿No se hieren los sentimientos de los trabajadores con la Reforma Laboral y su pérdida de derechos? Podría poner mil ejemplos que conocemos todos. Y son derechos fundamentales. 

Dice nuestro código penal:
“El art. 524 fue objeto de modificación a través de la LO 15/2003, de 25 de noviembre, (vigente desde 1 de octubre de 2004) por la que se aumentó la pena de multa impuesta en sustitución de la de prisión.
Y conforme al artículo 525 del CP, cometen delito de escarnio, castigado con pena de multa de ocho a doce meses, «los que para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesen o practican”.


No me gusta que se ataque a los sentimientos religiosos, pero tampoco me gusta que esté tan restringida la libertad de expresión, y se ataque a los sentimientos civiles y sociales que he citado.

Y lo que me hiere el razonamiento escaso que tengo, es que de nada sirve pensar y escribir, porque existe una cortina de humo y temor que cubre el pensamiento colectivo, como cubre los montes de España en sus incendios. Y lo que se cubre no existe o no se deja existir, y si la hormiga sale del hormiguero la pisamos, y ese es el retrato de España.

JOSMAN.
Publicar un comentario