viernes, 7 de julio de 2017

Leganés no está para tormentas.


Foto de Nuevo Crónica.

Leganés no está para tormentas, se inunda, ni siquiera mi Carabanchel en los años 50 de siglo pasado ocurría de este modo, ni caían las ramas gigantescas de los árboles, de lo que mañana escribiré con detenimiento, hoy ejerzo de abuelo y Darío golpea el teclado como ayer la meteorología a Leganés y Fuenlabrada.

En Carabanchel vivía en un piso bajo, teníamos un amplio patio de luces, al que teníamos acceso, y al llegar los veranos, decía mi madre: "Rafael, hay que limpiar las arquetas" Será eso Sr. Alcalde, limpieza de al alcantarillado, y de paso ese asesor que llama "perro flautas" a los vecinos asociados inspeccione un poco, y la empresa de cuyo nombre no debo de acordarme, no expediente a una trabajadora que anuncia lo que había de acontecer.

Siempre se sacrifica al mensajero, desde tiempos de Felipe II, por eso escribía en Nuevo Crónica, este humilde poeta, lo peligroso que es escribir ayer y hoy,  y mis lectores dirían que exageraba, no, hoy es igual que ayer, y mañana será como hoy, solo varía la tecnología, los romanos escribían en tablas de cera, y hoy en estos ordenadores,. Los emperadores, tribunos y demás personal del Cortijo siempre serán así, obviamente sin asesinar a Cicerón, pero desterramos Ovidio y siglos después a Unamuno.

Josman.
Publicar un comentario