miércoles, 6 de mayo de 2009

DEL VICIO DEL CUERPO A EL SABER DEL ALMA.

Algunos hombres de mi edad, acompañado de la ingesta de algún medicamento antidepresivo, observamos con claridad como baja la erección, y no se si, es que uno se refugia en la nostalgia y la reflexión, y por ello, como consuelo, experimentamos una chispa de sabiduría en lo que denominamos, el saber del alma.

 

Cuando el hombre pierde la erección

empieza a mirar su alma,

a viajar con la memoria

a los brazos de la madre,

al carrusel de la infancia.

 

Mirando un trozo del ayer

construimos el hoy,

y el mañana lo mira con sosiego,

como las blancas canas,

como los molares muertos,

como la lacia piel colgante

cicatrizada de heridas lentas.

 

La andropausia es el anuncio

del meditar más reflexivo,

si nos falta la erección

no escupid al calendario,

pensad en la balanza romana,

y renunciar al vicioso placer del cuerpo

por descubrir el saber del alma.

 

 

JOSMAN

 

Publicar un comentario