domingo, 10 de mayo de 2009

LA INCORPÓREA SOMBRA DE MI SOMBRA.

Rosalía de Castro, sentía una negra sombra, una pena, o una nostalgia que, era su noche y su aurora, el viento que soplaba o la estrella que brillaba, yo siento o presiento una sombra dentro de mi sombra, hasta en ocasiones una chispa de genialidad dentro de la mediocridad o mi torpeza.

Me traes y me llevas
por sendas imposibles,
a mí, que soy poco viajero.

Espíritu, ¿qué fuiste ayer en otra vida?
Me llevas y me traes a espacios ya vividos.
Me alientas y me ahogas en tiempos terrenales.

A veces, escribes por mí, y yo por ti,
eres como un ángel de la guarda incansable,
otras, tu norte es mi sur, y tu levante mi poniente.

Dos vivientes en mi misma carne,
un complemento de genio sin figura,
la incorpórea sombra de mi sombra…

Leganés, 9 de mayo de 2009

José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario