viernes, 29 de mayo de 2009

GALGOS, PODENCOS Y EL CONEJO.

El día 7 de junio estamos convocados a la urnas europeas, PP y PSOE, me recuerdan a los galgos y a los podencos, y yo ya estoy demasiado viejo, para oir estos balidos de ovejas y carneros de las campañas electorales.

Recordando la fábula cervantina, he decidido que, por primera vez en mi vida, y a la vejez, pasar el citado día con una meretriz, que al margen de mi escasa capacidad amatoria, me dará, por torpe que sea, más satisfacción que acudir a las urnas.

¿Urnas? para que me ocurra lo de siempre, sentirme engañado y traicionado, y a mi edad, como las carpas viejas, ya no nos engaña el gusano del anzuelo.

 

Me han gobernado los dos

y en lo esencial y concreto,

me he sentido desvalido

cual uno de los conejos

de Cervantes fabulando.

 

Felipe, Aznar , Zapatero…

Y a la hora de votar

en unos comicios nuevos,

llego a la conclusión

sin exprimir mi cerebro,

a una reflexión sencilla:

¿son galgos o son podencos?

 

Para morir de un bocado,

ya no me engaña su anzuelo,

de los dos partidos soy

un cautivo o prisionero.

 

Somos los pobres por siempre

peones de un tablero,

los primeros en caer,

nos dejan un movimiento…

siempre vamos hacia adelante,

no giramos como ellos,

alfiles, caballos, torres,

reyes y reinas del juego.

 

Los dos nos legislan leyes

que nos producen desvelos,

mientras, ellos enrocados,

“aforaos” en burladeros,

nos capotean y pican

al sentir sus desgobiernos.

 

Dueños de la ley y el arma,

¿son galgos o son podencos?

(Metáfora sin duda),

así los veo en mis sueños,

 sean lo que sean , son

colmillos, y yo, conejo.

 

Leganés, 28 de mayo de 2009

 

JOSMAN.

Publicar un comentario