domingo, 17 de mayo de 2009

LA MALA POESÍA Y LOS MALOS GOBIERNOS.

Mi padre,  allá en las Asturias milenarias, solía decirme que: “Para los montes o prados pedregosos hay que utilizar la guadaña más mala” yo le hice caso, y para los malos gobiernos, la mala poesía.

 

A mí que tengo sueldo fijo, a ustedes políticos que se lo ponen, y nos lo imponen al pueblo soberano. (véase presupuestos del Estado, comunidades y locales)

A los parados y necesitados, que en el corazón de Leganés (y no es demagogia) rebuscan en los contenedores de los supermercados y grandes superficies, a gobierno y oposición que estos días dan palos de ciego ante esta crisis persistente demostrando su incompetencia, porque, los españoles saldremos de la crisis solos o no saldremos nunca.

 

A ustedes PP y PS, que han gobernado, y en mi profesión cuando pedimos pan nos imponen sanciones de hasta un máximo de 6 años de perdida de empleo y sueldo, (véase la página www.uniongc.org  o manifestación del 18-O del pasado 2008.

 

A ustedes dedico mis versos, malos versos y peor poesía, porque aprendí de mi padre en aquellas Asturias milenarias que: para segar los helechos de los montes pedregosos, había que emplear la peor guadaña de la casa, al igual que para el prado malo, por el contrario para el prado bueno, en su hierba de mayo, la mejor guadaña, como la mejor poesía para los gobiernos buenos.

 

Hoy, o quizás siempre, mi poesía es mediocre, pero… ¿para qué más? O acaso, las bicicletas que ustedes nos prestan a los vecinos son como “La Espada” de Miguel Indurain en la contra reloj?  ¡No!, ¿verdad señores? Hagamos como con las bicicletas, la bicicleta y la poesía son o deben ser de andar por casa:

 

 

Aquí, sobrealimentados planetas y satelillos,

clase de gentes, y gentes de clase, parecen los elegidos.

Leganés es una olla que da de comer a muchos,

y sin embargo, hay hogares donde no tienen mendrugos.

 

Son los Servicios Sociales un escaparte absurdo,

Es la Iglesia la que abre sus Cáritas y cepillos

para dar un refrigerio, “tentempié” alimenticio,

mientras aquí aún se piensa en cementos y ladrillos.

 

El “Comedor de Paquita” aún es menor que mi piso,

comen por turno los pobres…

Y en La Chopera los ricos con un turno opulento,

me quitan el apetito.

¡Oh, faisán de Las Dehesillas, Gala de lo deportivo!

Y el parado pasa hambre ¡Viva san Nicasio Obispo!

y el gobierno que gobierna esta ciudad de pepinos

con sueldos de Vaticano y vientres benedictinos.

¡Dicen llamarse de Izquierdas, increíbles jacobinos!

 

José Manuel García García (JOSMAN   17/05/2009

Publicar un comentario