jueves, 7 de octubre de 2010

LA UNIÓN DE GUARDIAS CIVILES EXIGE AL EMBAJADOR DE VENEZUELA RECTIFICAR.

NOTA DE PRENSA DE LA UNIÓN DE GUARDIAS CIVILES.

LA UNIÓN DE GUARDIAS CIVILES EXIGE AL EMBAJADOR DE VENEZUELA UNA URGENTE RECTIFICACIÓN.

Madrid, 6 de octubre de 2010. Ante las afirmaciones del embajador de Venezuela en España, desde la Unión de Guardias Civiles quisiéramos trasladar lo siguiente:

-Atristain y Besance, presuntos miembros de ETA detenidos por la Guardia Civil, no han sido torturados ni amenazados ni coaccionados, como indica el referido embajador, Sr. Isaías Rodríguez. En España existen mecanismos suficientes como para poder denunciar con garantías cualquier episodio como los descritos.

-El señor embajador, con sus declaraciones, está convirtiendo en mártires a los asesinos (etarras) y en torturadores a las víctimas (guardias civiles). Casualmente está apoyando el mismo discurso que abanderan medios de comunicación como GARA: los guardias civiles son unos torturadores que basan sus investigaciones en estos métodos. Las investigaciones policiales se sustentan en bastantes más datos que los que puedan afirmar los presuntos miembros de ETA. En este caso en concreto estaríamos frente a pruebas lo suficientemente irrefutables como para haber pedido la detención internacional de un alto funcionario de la Administración venezolana.

-Tal vez el señor embajador olvida que está en España, país escrupuloso con los derechos de los ciudadanos, donde la presunción de inocencia, el trato digno, etc., son la constante. También con el derecho a la información de los medios de comunicación. Aquí no se los amordaza cuando divulgan cuestiones que van contra el Gobierno. Creemos que no podría afirmar lo mismo de Venezuela. Tal vez haya creído que los mecanismos del Estado de Derecho español son los mismos que en Venezuela y eso le haya llevado a la confusión de sus declaraciones.

-Como guardias civiles dependientes del Gobierno de España, pedimos al Gobierno que exija al señor embajador una inmediata rectificación. El representante del Gobierno venezolano insinúa con meridiana claridad que los guardias civiles torturan. Su inmunidad no puede ser utilizada para soltar afirmaciones tan alegremente.

Ni el “democrático” gobierno marroquí ni el venezolano van a dar clases de moralidad policial a las fuerzas de seguridad españolas. En España la democracia, los derechos de los detenidos, la presunción de inocencia, etc., son hechos y no sólo palabras.

-Aprovechamos para recordar al señor embajador que existe una orden de detención internacional contra Arturo Cubilla Fontán, alto funcionario del Gobierno de Venezuela. En dicha orden se le acusa de haber entrenado a varios etarras ¿qué espera para ponerlo a disposición judicial? ¿algo que temer? Que no tema: en España sí somos respetuosos con los derechos humanos. Si las pruebas no se sustentan, la Audiencia Nacional lo pondrá en libertad inmediatamente. Incluso tanto nuestros jueces como nuestras fuerzas de seguridad podrían formar a los respectivos venezolanos en la presunción de inocencia, derechos de los detenidos, etc. Los guardias civiles, en estas cuestiones, dan clases, No las reciben. Son profesores y no alumnos.

Oficina de prensa de la UniónGC


Publicar un comentario