sábado, 11 de junio de 2011

INVESTIDURA Y TRISTEZA.




"Yo no quiero flores, dinero, ni palmas,
Quiero que me dejen llorar tus pesares
Y estar a tu vera, cariño del alma,
Bebiéndome el llanto de tus soleares".

Y sin embargo, fui insultado, pitado,caceroleado, como si yo fuera político o culpable de todos los males del mundo. Cuando muchos casi la mayoría me conocen y saben que hasta ayer estuve a su lado.
Me he maldecido a mi mismo por haber escrito bien o mal 30 años para estos mismos que me insultaban.

Foto: www.dleganes.net



Cuando un ser humano berrea, pierde la razón, porque lo que defiende deja de tener comprensión y fundamento por parte de quien le escucha.

Un pueblo que no sabe expresarse o se expresa equivocado, solo encuentra los oídos inútiles del diablo.

Hoy seré tan breve, como intenso ha sido lo que he visto y oído, en el pleno municipal de Leganés, en la que juraban o prometían sus cargos los concejales y concejalas elegidos por la ciudadanía.

Yo no he creído nunca en esta democracia, porque siempre me ha tratado como un ciudadano de segunda, y me ha hurtado derechos, en especial los dos partidos mayoritarios PP y PSOE.

Pero hoy, tras escuchar a unos jóvenes y mayores del Movimiento 15-M de Leganés, a los que apoyaba mi humilde persona, he dejado de creer en el pueblo, y esa, es mi mayor tristeza, formar parte de un pueblo en el que ya no creo.


Cuando el pueblo berrea deja de ser pueblo.
y toda su razón se nubla grisáceamente.
Cuando el pueblo insulta oculto en el tumulto,
vestido con su propia desnudez cobarde,
deja de ser humano para ser rebaño.



Y se escuchan los cencerros del lenguaje muerto,
el ruido esconde la voz de su razón.
Siempre la euforia embriagando la verdad.
¡Pobre Leganés imprudente en su frenada,
pobre Leganés, alto de gritos, sin palabras...!



Leganés, 11 de junio de 2010


JOSé MANuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario