viernes, 24 de junio de 2011

MI PADRE.

Mi padre en la portada de mi último libro, con esa mirada silenciosa...


Mi padre a mi manera de ver, era un filósofo silencioso, supo adaptar su tiempo a su vida, para conllevarla, vivirla, gozarla y sufrirla. La guerra civil, 3 años más de milicia, y una prolongada posguerra, marcó su modo de ser, como a muchos de su generación.

Tenía una forma sosegada y hasta pausada de oír y ver las cosas.

Torpe de mí, que como un torrente, no supe aprender de él, un ejemplo que no pude ni se seguir, por ello, desde mi pequeñez humana, le recuerdo cuando el me decía: "Manuel, qué afición esta tuya de juntar letras"

Él sabía que escribir, era y es en mi, abrir ese esfinter cerebral y por ende anímico -imaginario- que alivia las tormentas internas cuando se abre como una espita el goteo en el que fluye para dar paso a la palabra escrita.


Con su meditar profundo
y mirada silenciosa,
vi a mi padre medio siglo
rumiando su vida a solas.



Y con ésta mi voz grave
con eco de caracolas,
mi padre cincuenta años
observaba mi persona,
él que era todo trigo,
entendía mi amapola.



Leganés, 24 de junio de 2011


José Manuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario