miércoles, 22 de junio de 2011

Y YO PENSÉ QUE SABÍA...


EN LA HUERTA DE JUAN.

Y mientras uno escribe estas cosillas, estos versos enmascarados, de la bahía, el ancla y la huida, mi amigo Juan el último hortelano de Leganés, en la caseta de su huerta nos prepara una caracolada, con una salsa de chuparse los dedos y dos suculentos conejos con patatas y pepinos de la tierra, pimientos asados, y un vino de pitarra en el porrón, del que, a pesar de ser abstemio le he dado un trago, del que me gotean dos gotas hasta la camiseta, como a mi padre le ocurría, en aquél Carabanchel que se nos fue, y aún rumio en mi memoria.


Dos barcos en cantábrica bahía,
el uno, con el ancla echada,
el otros, navega en declarada huida...



¿Contrabando?
¿luces lejanas?
¿hay un deseo?
¿unos ojos que hablan?



Mar, mar, azul, verde,
gris tormentoso, llueve...
Lorquianamente, llama,
deja el fuego que arda.



Bahía, ancla, huida.
¡Y yo pensé que sabía!



Leganés, 22 de junio de 2011


José Manuel García García (Josman)

Publicar un comentario