sábado, 27 de junio de 2015

SALARIO, CULTURA, SALUD, TRABAJO Y ENSEÑANZA EN LEGANÉS.


Fotografía del alcalde de Leganés, propiedad del PSOE local.


Santiago Llorente, anuncia en rueda de prensa la posible rebaja de su sueldo- aún en estudio - de 3000 Euros anuales, tímido gesto que valoro.

Solamente un Estado y una ciudad son democráticos, cuando su máxima preferencia es ayudar a los ciudadanos que ni se pueden ayudar a sí mismos.

También debe de dedicar tiempo, sin prisas, pero sin pausa, a la participación ciudadana, servicios sociales, y normativas de terrazas de verano, no deben de ocupar el 50% de una acera o espacio, ya que el derecho de tomar un refresco no debe impedir el derecho de transitar otros ciudadanos a sus quehacer o paseos. partes de la ciudad están ocupadas exageradamente, en especial, en zonas muy concurridas.



Habrá que escribir de preferencias presupuestarias, como pueden ser la biblioteca o ayudas sociales, la cultura es vital, pero la cultura sin pan, ya sabemos lo que es, primero salud, enseñanza, trabajo y servicios sociales para quien no tiene los tres primeros, porque no puede desarrollarlos, LOS DISCAPACITADOS GRAVES.

Le dije a la señora de un dirigente político de cuyo nombre no puedo acordarme, en Leganés hace falta una universidad popular del razonamiento.



Y razonar es, que los negocios de hostelería puedan desarrollar su función, pero con la ocupación razonable, el Ayuntamiento nutrirse de impuestos, pero también en lo razonable, y no permitir el exceso para recaudar en exceso. Si el PSOE no regula ésto en claridad y con razonamiento, aunque haga prodigios en otras parcelas, se le verá el plumero, y aunque no nos lea, alguno seguiremos recordándolo constantemente aunque nos llamen pesados.



Otro asunto en el de los vados, pero hay que dosificar las cosas. y los asuntos a reivindicar,muchas cosas nacieron más y siguen estando mal, por ello, a veces es más la voluntad del razonamiento que las ideologías que convierten a sus afiliados y cargos en esclavos de sus propias sinrazones. Y son tiempos de cambio.



JOSMAN.
Publicar un comentario