lunes, 10 de agosto de 2015

LEGANÉS: GIGANTES Y CABEZUDOS.


Si hubiera sido un mejor poeta me hubiera gustado ser como Aristófanes, para escribir realmente una sátira política digna de éste tiempo, pero me consuela saber que, según dicen los textos clásicos ni Rajoy es Pericles, ni Cifuentes es Eurípides ni el alcalde de Leganés es Cleón.
Lo que demuestra que, siendo aprendiz de poeta, quienes me gobiernan no están a la altura ni siquiera de aquella democracia que condenaba a Sócrates por una obra del primero, que humanizaba a los dioses.


Aristófanes creo la comedia, en España y por tanto Leganés necesita que se escriban tragedias, porque estos días que, la CASTA POLÍTICA se baja al pueblo por 7 días, ve, pero no siente políticamente la tragedia, por ello en Fiestas vemos sus retratos públicos - que no privados- en los gigantes y cabezudos que hacen desfilar por nuestras calles. Sí, ellos son gigantes salariales y cabezudos. Una ciudad acogida a una ley del embudo, donde lo aprobado en el pleno no es de obligado cumplimiento, es de cabezonería legal.

Los portavoces de los pobres, rondan los 60.000 Euros al año, y hasta yo con esa cuantía no comprendería a la familia que solo tiene un subsidio de 426 al mes, en un país donde se vale lo que se tiene.

Hace falta un Aristófanes en cada barrio, aunque como Cleón, tras aplaudir al poeta, lo multe.

Y es que, aquella democracia incipiente, como esta Timocracia, donde el poder lo tiene la aristocracia dineraria, necesita que alguien retrate los excesos "Menen Agan", ni siquiera Leganemos, sería capaz de colgar éste lema de Solón en el frontal del Ayuntamiento.

El pueblo necesita divertirse, y una vez al año, caminar tras gigantes y cabezudos, a eso en términos taurinos, se llama una Chicuelina.

JOSMAN.
Foto: Gigantes y cabezudos en Zaragoza.
Publicar un comentario