miércoles, 14 de diciembre de 2016

Agorero y optimista.

Me decía ayer un buen amigo, hay que ser optimista y no agorero.llevaba razón. Pero...

Cuando los partidos gobernantes son agencias de colocación, la democracia soñada por mi generación, ellos la enclaustran  como antaño los melones en hondo seron.
Pero hay que estar ilusionado, al fin y al cabo, la vida es como un viaje en el Metropolitano,  entre Méndez Álvaro  y Guzmán el Bueno,  cuando vas por Nuevos Ministerios, lo puedes escribir todo, porque solo te puede quedar como pena, la breve estación de los Cuatro Caminos.
Escribir en parte  o jugar con las letras del Abecedario, es como el éterno llanto del recién nacido, una protesta. Y es que hay gobiernos que ni nos cambian el pañal, y se beben nuestra leche en forma de mariscada, y hasta nos esconden el chupete del optimismo, nos olvidan porque pasan el tiempo colocando amigos.

Josman.
Publicar un comentario