viernes, 30 de octubre de 2009

¡DEJAD QUE PASTOREE Y CALLAROS!

Miguel Hernández. 1910-1942

Cuando las cicatrices se hacen eternas,

cuando amarillean las hojas

heridas del gemir de los poetas,

ya de nada sirve para estañar

el olvido, ni siquiera ese clamor

familiar por anular sumarios.

Miguel Hernández, ya no grita

desde su tumba desde hace treinta años,

la democracia llega tarde a borrar

el laberinto judicial, a limpiar

su losa y el pecado inexistente.

Hubo tiempo, y miraron a otro lado,

hubo tiempo, y sólo dibujaron lobos,

hubo tiempo, y España se miró el ombligo,

y algunos de poder se hicieron ricos…

Y ahora restituyen al poeta,

cuando ya no hay pasto

en la pradera levantina,

cuando Orihuela sufre paro

y orina en los rincones del hedor,

junto a una palmera

que da nombre a la avaricia.

Dejad a Miguel, que descansando

es más Miguel, aún siendo barro.

Llegáis tarde como a todo, ¡vividores!

vuestra democracia es de otro canto.

Serrat, le dio aire al limonero,

vosotros, ayer lo utilizasteis agrio,

él era inocente, y eso basta,

lo demás, es manoseo y amasarlo,

si, hubo tiempo, y ahora es tarde,

¡dejad que pastoree y callaros!

Decía el diario El País ayer día 29 de octubre: "A nadie se le había ocurrido antes, y es lo más importante que hasta la fecha se ha hecho por Miguel Hernández", confesó, emocionada, Lucía Izquierdo, nuera del poeta, al presentar ayer dos iniciativas de la Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alicante. La primera arrancó ayer mismo con la presentación de una petición formal, a la Subdelegación del Gobierno, para que el Ministerio de Justicia públicamente "repare y reconozca la condena injusta" del poeta, al igual que se ha hecho con Lluís Companys, ex presidente de la Generalitat. Y la segunda, más compleja y ardua, es la presentación de un recurso de revisión de sentencia firme ante el Tribunal Supremo que "revise y anule" su condena a muerte.

Leganés, 30 de octubre de 2009

José Manuel García García (JOSMAN).

Publicar un comentario