martes, 6 de octubre de 2009

YO TE TRAIGO, TÚ ME LLEVAS...

Mis padres en su ocaso...

Dejad el tiempo pasar,

¿para qué pararle si nos lleva

en su eterna juventud?

La nuestra es la pasajera,

como la lluvia de abril

que llorando en la pradera,

le remozaba a mi padre

allá por la braña vieja.

¡Hierba y leche, padre mío

siempre fueron tu riqueza!

Y ahora, allí donde estás,

¿tu espíritu en niebla

de qué se nutre el sosiego

peculiar de tu conciencia?

¿Aún ves la guadaña, el “prau”

o no te importa la tierra?

Me responde tu silencio

en medio la mar inmensa

que esconde la dimensión,

muerto ves, yo vivo, a ciegas

te escribo, te resucito,

¡yo te traigo, tú me llevas…!

Leganés, 6 de octubre de 2009

JOSMAN.

Publicar un comentario