lunes, 23 de mayo de 2011

JULIO LLAMAZARES EN LEGANÉS.

Foto:http://www.cadizbook.es/noticias/julio-llamazares-ser%C3%A1-el-pregonero-de-la-feria-del-libro

El escritor, poeta, periodista y guionista, Julio Llamazares ha sido el autor leído este año en la UPL, concretamente su libro "Luna de lobos" en la que trata la problematica de los "maquis" en el León de la posguerra, estaba en la mesa acompañado de Alarico Rubio Concejal de Enseñanza de Leganés, el responsable municipal de la UPL, y Eloisa Pardo.

De presentadora la poeta siempre de guardia Eloisa Pardo, que, resumió en unos folios las obras completas del citado autor que nos visitaba, nuestra poeta hizo una lectura perfecta, aunque para mi opinión se excedió en algunos gestos en el escenario más propios de una "manola del barrio de Lavapiés" dirigidos a unos familiares con los que yo compartía fila concretamente en la 2ª, butaca 23.

Por lo demás mi felicitación por el documento que preparó que hizo que el escritor le pidiera una copia.

No hacía ni 22 horas de las elecciones municipales cuando a don Julio Llamazares se le llenó la mente de una izquierda dolorida y llegó a insinuar que con la victoria de los conservadores el teatro José Monleón, podría cambiar de nombre, lo que a mi me asombró viniendo de un hombre respetuoso, obviamente muy culto y con una sensibilidad especial para decirnos a todos los allí presentes que, la literatura si no emociona deja de serlo.

Quizás don Julio que tenía a su izquierda a Alarico, olvidó que entre las 380 personas asistentes, siendo el voto secreto como lo es, podrían presumiblemente haber votado otras opciones.

También nos recordó la Ley de la Memoria Histórica, ignorando que en Leganés gobernando aún la izquierda, no se ha cumplido según denuncia "Ciudadanos por el Cambio" y así lo comprobamos nosotros los ciudadanos, viendo calles con nombres de héroes franquistas.

En definitiva una buena tarde literaria, gran resumen de Eloisa Pardo, y un final a pie de escenario donde una poeta local daba su más sentido pesar a Alarico Rubio, como si de pronto la alternancia en el poder, fuera tan catastrófico como la caída de la I República, a la poeta local muy conocida en la ciudad se le humedecieron los ojos, debió de ser porque a pesar de que nuestros teatros están muy limpios, siempre se desprende polvo de las bambalinas que al llevar unas materias casi invisibles hacen que los ojos casi lloren con la desazón producida por las mismas.

¿Sería bueno cambiar el nombre al teatro? Quizás, hay a veces que, las insinuaciones hacen el efecto contrario, y siempre puede haber un ciudadano que pida un cambio bautismal.


Leganés, 23 de mayo de 2011



José Manuel García García (JOSMAN)
Publicar un comentario