domingo, 29 de mayo de 2011

YO, A MI CUERPO

Hay poetas que publican con mucha facilidad, pero, como decía Bécquer: "Con oro cualquiera hace poesía" Hay otros que permanecen en el olvido, como este hombre, Domingo Rivero, que con sólo éste soneto debería de haber pasado con letras mayúsculas a la historia de nuestra literatura, pero...


¿Por qué no te he de amar, cuerpo en que vivo?
¿Por qué con humildad no he de quererte,
si en ti fue niño y joven, y en ti arribo,
viejo, a las tristes playas de la muerte?

Tu pecho ha sollozado compasivo
por mí, en los rudos golpes de mi suerte;
ha jadeado con mi sed, y altivo
con mi ambición latió cuando era fuerte.

Y hoy te rindes al fin, pobre materia,
extenuada de angustia y de miseria.
¿Por qué no te he de amar? ¿Qué seré el día

que tú dejes de ser? ¡Profundo arcano!
Sólo sé que en tus hombros hice mía
mi cruz, mi parte en el dolor humano.

Domingo Rivero.


"La editorial Acantilado, que dirige Jaume Vallcorba, ha publicado un delicioso y pequeño libro del poeta canario, casi desconocido, aunque editado hace algunos años por Jorge Rodríguez Padrón".
Domingo Rivero. (Gran Canaria, 1851-1929), titulado “Yo, a mi cuerpo”,

Publicar un comentario