domingo, 7 de junio de 2009

¿VOTO EUROPEISTA?

a ti, mi amada, que fabricas mis mentiras por ignorar mis verdades.

 

He tenido que postrarme bajo las piedras trabajadas por los canteros y transportadas por los esclavos del imperio romano hace más de 2000 años, para reflexionar sobre cuanto veo a mi alrededor, mientras paseaba con hombres y mujeres a los que aún hoy se les niega un aliento democrático, quizás porque Segovia, mira demasiado al Palacio veraniego de La Granja, Granja y su Acueducto, dos visiones de un mundo de emperadores y reyes, que mandaban como decía Robert Graves para guardar a sus rebaños, “no a pastores, ni siquiera a perros ovejeros, mandaban lobos” en la Germania bajo el dominio de Tiberio.

 

Legislan, pero berrean.

Viven del pueblo sobre el pueblo,

no se entienden en el Babel

que alzaron con ladrillos

de opulencia desmedida.

 

Vomitan traicionando ideales,

dormitan los domingos como obispos,

y hoy, debajo de un acueducto

reflexiono mi voto europeista,

y siento nauseas por tanta

podredumbre ajena.

 

Y pienso en mi intestino,

todo cuerpo acuna su excremento,

todo partido tiene su cloaca,

todo ideal su alcantarilla.

Se representan a ellos mismos,

y yo, me represento y presento,

lloro, río, vivo mi agonía.

 

Ellos que me dieron tanta cárcel,

y esta democracia, sólo escrita,

complican como yo el predicado,

el verbo y el pronombre,

democracia de papel y tinta…

Nos dejan ladrar y hasta gemir,

¿y todo lo demás?

¡Intereses de ellos que la arbitran!

 

Segovia, 6 de junio de 2009

 

JOSMAN

 

 

Publicar un comentario