miércoles, 27 de abril de 2011

AIRES DE LIBERTAD.

Este mes de elecciones municipales y autonómicas, dejo mi opinión de la política local, en nuestra revista vecinal de "Pedimos la Palabra" para no incidir en la campaña, y como decía León Felipe: “Que sean todos los pueblos y todos los huertos nuestros”, escribo de fronteras para afuera.

Primero, como todos sabemos fueron Túnez y Egipto, después el aire de la libertad se ha trasladado a Libia y Siria, éstos dos últimos estos días están bombardeando a sus ciudadanos para mantener las dictaduras que, durante cuarenta años han consentido los países democráticos de occidente, reconociéndolos y mercadeando con ellos, hasta en ese comercio se encuentra el de las armas, con las que se masacra brutalmente a los ciudadanos que se manifiestan pidiendo reformas.

Lo mismo hicieron en el siglo pasado con nosotros, cuando vivíamos bajo el franquismo.

Dicho esto, debemos de recordar a Miguel de Cervantes en El Quijote: “La libertad es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”

EE.UU., que aún dejando el mando en las manos de la OTAN, es quien indudablemente, lidera el apoyo de defensa de quienes se oponen en su tierra a los dictadores de los países citados.

Pero existe un peligro, a mi entender, este peligro Obama lo coge con pinzas, y lleno de prudencia, y es, la proximidad del conflicto en Siria, a Irán e Irak, lo que podría convertirse en un polvorín a punto de estallar, al ser el epicentro del islamismo.

Hay algo demasiado peligroso, que es, que algunos países cercanos interpreten a su modo, las actividades de los países aliados en un desafío cercano a lo religioso, no olvidemos jamás que, debemos de ser respetuosos con todas las religiones y creencias.

Es por ello, que religiosos y ateos, debemos recordar aquello citado por Jesús de Nazaret: “Al Cesar lo que es del Cesar, y a Dios lo que es de Dios”

Lo decía Canovas, “separemos religión y estado”, la I República, ni le escuchó ni le apoyó, pero al margen de esto, cualquier aire de libertad, cualquier camino no violento, que lleve a las democracias y por ende, al respeto de los Derechos Humanos con los que todos soñamos para todas las naciones del mundo, debemos de apoyarlo en la medida de cada cual.

Muchas heridas abiertas, conflictos graves como el de Israel y Palestina, terrenos ocupados, muros vergonzosos, hombres y mujeres del pensamiento y la expresión detenidos y encarcelados en diversas partes del planeta.

Dictadores con presuntas fortunas en paraísos fiscales. Vivimos en el siglo XXI, con palacios con grifos de oro macizo contra los pobres de la hambruna, la enfermedad y el abandono total.

Hemos fracasado al no poder llevar la idea global de los derechos humanos y cristalizarla a todos los estados o naciones.

Solo nos queda meditar: o cambiamos el mundo, o el mundo nos anulará como seres en libertad, porque hasta en los países que presumimos de libertad, somos a día de hoy, marionetas del Capital.

Leganés, 27 de abril de 2011

JOSé MANuel García García (JOSMAN)

Publicar un comentario