jueves, 7 de abril de 2011

VIVIANA, PIEDAD, Y EL ALMA.

En ocasiones los poetas amateur, nos deprimimos, y creemos sufrir ciclotimia*

(Sustancias que regulan el estado de ánimo, como serotonina, noradrenalina, norepinefrina, dopamina y acetilcolina)

Doña Viviana y doña Piedad, me han arreglado el comedor, como dice mi hijo, y es que, el comedor para mi hijo, no es el lugar donde se come, es, o debiera de ser, con lo que se come.

Ahora, sólo me queda equilibrar los estados de angustia y ansiedad, esos en los que uno siente el inmenso caudal de los sentires, donde se es barco y mar a la vez, en ese universo interior, donde la euforia comedida es el azúcar, y la angustia, tiene algo de sal.

Es por tanto que, equilibrando la hipertensión y la diabetes metafóricas del alma, el barco de la mente navega con más felicidad, que es la normalidad.

Pero, ¿que sería un poeta amateur, sin sentir la tempestad del desánimo, y la euforia del beso, aunque sea imaginario?

Sin esos síntomas, el poeta, solo es un escribiente de oficio, hasta puede ser un académico, un perfecto conocedor de los preceptos gramaticales, pero la poesía, y hasta su hermana menor la copla, nacen del alma y sus sentidos, y el sentir no es saber, como el saber no es sentir, dichoso del que pueda saber y sentir, sentir y saber.

¡Doña Viviana y Piedad, *

ya me arreglaron la boca!

¿Quién me arreglará la mente?

que a veces se me desboca.

El caudal de los sentires,

tiene tan altas las olas,

que uno parece un barco

batido de proa a popa.

Este ser mar y timón,

es, como la sal golosa,

hipertensión y diabetes

en la mente vibradora.

Leganes, 7 de abril de 2011

JOSé MANuel García García (JOSMAN)


*La ciclotimia es un trastorno del estado de ánimo similar al trastorno bipolar que se caracteriza por oscilaciones del estado de ánimo de la hipomanía a la depresión. Un nivel leve de manía recibe el nombre de hipomanía. La hipomanía puede hacer sentir bien a la persona que la experimenta y se puede incluso asociar a un buen funcionamiento y a un incremento de la productividad.

Publicar un comentario