martes, 23 de marzo de 2010

INVENTANDO LA SOLEDAD.

Cuando no se puede encontrar

se inventa la soledad,

necesitamos estar solos

un tiempo cada día,

para hablar con nosotros mismos,

para reflexionar y desengañarnos,

y eso no se puede realizar en compañía.


Yo necesito el Butarque,

contemplar los patos deslizarse,

contar las caracolas del agua

buscando la orilla cercana,

sin mojarse mecerse en la

ondulación del agua cimbreante.


Pensar en soledad, bajo los sauces,

frente a los juncos que reverdean,

bajo las acacias tímidas

que se visten mediado Abril.


El Butarque surca el silencio

y su mudez eterna

besa el alma del paseante

y se entiende solo con él,

como el agua no bebida

te hidrata las ideas

dos veces por semana,

como las legumbres en la mesa.



Leganés, 23 de marzo de 2010

José Manuel García García (Josman)

Publicar un comentario