domingo, 28 de marzo de 2010

PESTAÑEANTE ESTRELLA.


Este carro aún corría los caminos carabancheleros en los años 60 del pasado siglo, cargado de alfalfa, otras, de paja, las más, de cántaros de leche fresca, fue el tiempo de mi infancia, en una posguerra prolongada, de cartilla de racionamiento, de alguien que se llamaba caudillo y decía haber ganado una cruzada.
Hoy todo esto, me lo devuelve el alma en un rumiar constante, solo distraído, por el pestañear de una lejana estrella.




Rumiando el ayer este hoy,
golondrinas bajo canalones,
un Carabanchel de posguerra
prolongada, va en los anaqueles
de mi alma impregnado.



La guadaña sobre la alfalfa,
el carro lento marcando el día,
la tarde del ordeño necesario,
mi padre, mono caqui de soldado.



mi madre, con el carbón,
cocina lenta, fuego aprovechado,
el horno, la empanada de domingo,
sabor a Asturias en la meseta
de un Madrid manchego,
con tranvía azul, abarrotado,
con su trole chispeante
que asustaba en mitad de su carrera.



Rumiando el ayer, la noche
de otro modo se silencia,
oscura noche, donde solo
ilumina, la lejana y débil
pestañeante estrella...


Leganés, 28 de marzo de 2010


José Manuel García García (JOSMAN)



Publicar un comentario